Portada de La peste Blanca de Karel Capek

La peste blanca de Karel Čapek

El regreso de obras como ‘La peste blanca’ se revela como una necesidad para entender la actualidad.

Vais a encontrar pocos libros más visionarios que este drama en tres actos de Karel Čapek titulado ‘La peste blanca’ y que ha sido rescatado por Pálido Fuego. Con él, la editorial estrena su nueva colección éLITe, compuesta por libros breves pero de gran valor literario.

Decía que esta obra teatral resulta visionaria, casi profética, pues a través de sus personajes cuenta cómo una extraña enfermedad altamente contagiosa se propaga por todo el mundo (¿os suena?). Esta enfermedad resulta letal para los mayores de 50 años y se manifiesta al principio con manchas blancas en la piel que insensibilizan la zona afectada y van descomponiendo el cuerpo todavía vivo de las personas contagiadas, condenándolas a una muerte dolorosa y fétida.

Sin tratamiento ni vacuna posible, los políticos no están a la altura de la situación (¿os suena?) y en medio de una inminente guerra para la que el gobierno del país lleva años preparándose, un joven médico da con la cura. Está dispuesto a compartir la fórmula milagrosa con todo el mundo, pero lo hará solo a cambio de que los gobiernos cumplan con una condición que, por supuesto, interfiere en los planes estratégicos de los altos cargos (aquí se revela especialmente el carácter antifascista y pacifista del texto).  

Čapek publicó este libro en el 37 y es llamativo hasta qué punto refleja con total precisión la angustia y el miedo que nos atraviesan hoy a nivel global e individual. En eso consisten los clásicos de la literatura, por otra parte, y aquí estamos sin duda ante uno.

El caso es que es inevitable establecer paralelismos todo el tiempo y, a pesar de las obvias diferencias entre el momento histórico en el que ‘La peste blanca’ fue concebido y el momento presente, la obra se revela como una cura en sí misma, una cuyo principal componente en plena era de fakes news y manipulación colectiva es, por supuesto, el pensamiento crítico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *