Portada de Corea: apuntes desde la cueda floja de Andrçes Felipe Solano publicado por Editorial Barrett

La Corea del Sur de Andrés Felipe Solano

Puede parecer que Corea del Sur se ha hecho real para la masa de occidente por primera vez con Parásitos (2019), la fascinante película de Bong Joon-ho. Pero, creedme, hay otras piezas narrativas igual de significativas tanto en cine como en literatura dedicadas a esta gran potencia asiática. El trabajo del escritor colombiano Andrés Felipe Solano es un claro ejemplo de ello.

Afincado en Seul desde 2013 y con varias novelas a sus espaldas, el autor publicó Corea: apuntes desde la cuerda floja en 2015 con Planeta, título rescatado y reeditado -con gran gusto estético, por cierto- solo cuatro años después por el sello independiente Editorial Barrett.

Andrés Felipe Solano y Corea del Sur: crónica de un año en Seúl

Dicen que el amor mueve montañas, y en el caso de Solano, continentes enteros. Enamorarse fue la principal razón del autor para cruzar el globo e instalarse durante un gélido invierno en Corea con su compañera de vida, a quien conoció en una residencia literaria allí mismo.

En Corea: apuntes desde la cuerda floja narra el primer año de la pareja en Seúl. Temperaturas bajo cero, desempleo, incertidumbre… Andrés Felipe Solano nos cuenta como esta situación angustiosa para cualquiera se incrementa al sumarle el inmenso choque cultural al que se enfrenta.

En el libro, a medio camino entre el diario personal, la crónica y la narrativa de viajes, vamos conociendo página tras página y con un lirismo exquisito las peripecias de la pareja. Sabemos cómo salen adelante mientras que nos adentramos en capas y más capas compuestas de la historia, la política y la cultura surcoreana interpretadas por la visión del colombiano .

Andrés Felipe Solano, texto biográfico

Dos cosas sobre este libro

Uno. ⁣
Te hace ser consciente de todo lo que puede pasar en un año, de todos los cambios y las decisiones que puede hacer una persona en solo 12 meses. Cuando una está inmersa en la rutina el tiempo puede parecer congelado o, al contrario, que pasa muy deprisa. Sea como sea, las labores diarias y la propia asimilación paulatina de los acontecimientos según ocurren no dejan tener una perspectiva global.

Sólo cuando completamos un círculo -en fin de año o en algún aniversario importante-, echamos la vista atrás y pensamos «guau, han pasado muchas cosas desde que…». Siendo así, me planteo si mantener un diario será la fórmula para no olvidar nada; la clave para conseguir una nueva percepción del paso del tiempo. ⁣

Dos.⁣
Admiro profundamente la capacidad de Andrés Felipe Solano de transformar lo cotidiano, lo trivial, en algo totalmente trascendente. Ya sea ir en tren, beber soju, cruzarse con personas o escuchar graznidos de cuervo a través de la ventana. Solano es un gran observador y eso es un don, especialmente para un escritor. En su caso, y desde mi humilde opinión, no solo sabe escribir muy bien; tiene, además, la sensibilidad necesaria para que su escritura resulte fascinante.

Un último apunte.⁣

Leed este libro si os interesa Corea del Sur aunque solo sea un poco. Pero leedlo también si no es así, porque, como yo, vais a cambiar de opinión y a sentir la necesidad de saber más hasta que queráis visitar esas latitudes lo antes posible. ⁣

Recientemente, de nuevo con Planeta, bajo el sello Temas de hoy, Andrés Felipe Solano ha publicado Los días de la fiebre, donde cuenta el avance de la pandemia en Corea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *